Instrucciones de uso

Nuestros productos térmicos pueden ser usado tanto en frío como en calor.

Existen dos formas posibles de calentar el saco térmico:

  • Microondas: Mete dentro del microondas el saco térmico y calienta a máxima temperatura durante menos de 2 minutos. | Si es la primera vez que lo utilizas recomendamos calentar menos el saco hasta dar con el calor óptimo soportado.
  • Horno: Caliente el horno durante unos minutos sin introducir aún el saco. Una vez el horno esté caliente debes apagarlo y meter el saco térmico envuelto en aluminio. Déjalo unos minutos hasta que absorba el calor.

Si necesita ser usado en caliente puede calentarse en un microondas la primera vez recomiendo que se ponga no más de dos minutos, para valorar si se aguanta bien esa temperatura, ya que no todas las personas podemos aguantar la misma intensidad de calor y no todo el mundo tiene puesta la

Para enfriar el saco térmico puedes utilizar:

  • Congelador: Introduciéndolo durante 10 o 15 minutos previamente guardado en una bolsa de plástico.
  • Frigorífico o Nevera: Si el uso que queremos dar al saco térmico, de forma regular, es el frío, podemos guardarlo en una bolsita de plástico en la nevera y así tenerlo listo para cualquier ocasión. | De esta manera tardará un poco más en enfriar.

Una vez hayas calentado o enfriado el saco es momento de aplicarlo en la parte del cuerpo en la que necesites aliviar la molestia o dolor y relajarte.